Escuela de fútbol formativa
Niños Felices
    Programa de Formación

    El fútbol en Ecuador ha tenido en la última década un cambio significativo en la parte formativa de las categorías de iniciación, especialización y altorendimiento, debido al compromiso de los clubes en mejorar las condiciones fundamentales de los nuevos talentos deportivos y de manera especial del futbolista.
     
    Conocer los principios y procesos de cómo hacer, no es suficiente, se debe conocer a la perfección el cómo diseñar, como preparar a nuestros jóvenes en este duro camino llamado fútbol, ya que pasa por mucho la necesidad del cambio, llegar a una formación verdaderamente científica, en donde los beneficiados directos sean los jóvenes jugadores que día a día buscan una oportunidad de cambio y el cual es negado por muchos de estos entrenadores, los cuales creen ser conocedores de la verdad absoluta.
     
    Un verdadero proceso implica no solamente el compromiso del club o del entrenador, el verdadero proceso está marcado por necesidad del joven, la que le posibilite su crecimiento como ser humano primero y luego como deportista, por que es bien conocido que la formación integral que pueda conseguir el joven será la que marque su futuro, el fútbol es una carrera corta en muchos casos, en otros es una carrera llena de logros y satisfacciones duradera, por que a su debido momento, se le entrego al niño y al joven todas la herramientas para conseguir este.
     
    Hoy el fútbol exige mucho más que solo el talento, exige una preparación completa en las categorías de iniciación, formación, especialización y alto rendimiento, exige una educación y formación integral, la que permita a cada uno de los jugadores desarrollarse en un ambiente apropiado, lleno de oportunidades de forma permanente.
     
    A lo largo de los años se han ido incorporando, maneras subjetivas de entender la composición del fútbol, tanto desde el punto de vista técnico, como táctico, hasta el punto de que hoy en día, del éxito se debe entender cómo, una forma de idear, razonar, implementar y contrastar la competición, en diversas formas de entender el juego, diferentes maneras de interactuar colectivamente y que se han coronado con la costumbre de la victoria.
     
    El fútbol es una transformación constante. El juego sigue extendiéndose y conquistando el mundo, el nivel de formación y desarrollo de jugadores está alcanzando nuevas cotas en nuestro país.
     
    Para ser un entrenador efectivo, no sólo es necesario tener conocimiento de los principios del juego, se necesita el conocimiento de las características específicas del grupo de edad que está trabajando y la metodología que se ha de usar en los jugadores de distintas edades.
     
    En la naturaleza cada cosa tiene un periodo de gestación. Lentamente la noche se transforma en un nuevo día, o una estación sigue a la otra, sin cambios bruscos, o con una programación imparable. Las plantas crecen de la semilla y cada ser humano y así también el jugador de futbol debe pasar obligatoriamente a través de unas fases de formación hasta alcanzar, con el tiempo, la madurez. Todo está programado en un orden natural y sin prisas, pues la naturaleza no da saltos.

    Solo nosotros, entrenadores, jugadores, padres o dirigentes deportivos, somos impacientes y presurosos, porque a menudo nuestra mente corre más velozmente que nuestra vida. Muchas veces, nuestra forma de ensenar futbol es la verdadera causa de las pobres actuaciones de nuestros jugadores adultos que parecían promesas de jóvenes.
     
    El entrenamiento de un joven jugador de futbol o la programación de su formación que no respete el orden natural o la evolución psico-fisica del mismo, es, por desgracia un hecho común en nuestro deporte, donde, en general, hay tendencia a resistirse a los cambios.
     
    Se sabe que cada cambio requiere un periodo inicial de fatiga e incomodidad, hasta que nos adaptamos a las nuevas exigencias para después, con el tiempo, recoger aquello que se ha sembrado.
     
    A fin de que los resultados obtenidos en las "Escuelas de Iniciación" sean cada vez mejores, y en gran parte autónomos de la programación personal del entrenador, sería oportuno implantar a nivel nacional una metodología y una didáctica hacia la cual todos los monitores, formadores y entrenadores puedan orientarse.
     
    Solamente así será posible asegurar, en cualquier parte del país, las mismas posibilidades para todos los jóvenes y mejorar resultados respecto al pasado.
     
    Se exige que los mejores entrenadores estén en la base pero eso no ha sido factible ni en el pasado y menos lo será en el futuro por un simple hecho, por que los técnicos del futbol base cobran en todas las partes muy poco. Los mejores en experiencia como ex jugadores y conocimiento técnicos titulados siempre se interesan por los primeros equipos, al ser las remuneraciones más altas.
     
    Para solucionar este delicado problema y evitar irreparables daños tanto a los jóvenes jugadores como al propio club debe elaborarse un detallado programa de todas las actividades preparatorias y competitivas que los formadores y técnicos, conocedores de este modelo, pueden llevar a cabo sin cometer equivocaciones en la formación, al igual que se hace con la enseñanza de las matemáticas u otras asignaturas en las escuelas, colegios y universidades.
     
    Se necesitamos un "Modelo de escuela de fútbol propio el cual permita desarrollar la capacidad de juego en el futbol" que sea capaz de guiar y aconsejar a los técnicos, que siga el orden de la naturaleza y con su método Integral, sea capaz de mejorar, con su aplicación paso a paso, los resultados en la formación de los niños y adolescentes.

     

    Agregar un comentario

    Tu nombre o Ingresar

    Tu dirección de correo (no se mostrará)

    Mensaje *

    296791