Escuela de fútbol formativa
Niños Felices

Futbol un común entre los seres humanos

 

 

En un estudio, hecho con 1000 candidatos, intentamos definir el común del por que el fútbol es el mayor de las aficiones en el mundo.

 

En este estudio no solo han intervenido sociólogos, psicólogos, nutricionistas y hasta ginecólogos, el punto de partida es el por que el ser humano tiene una tendencia tan alta a la afición de los deportes de balón o de formas esféricas.

 

Entonces con ayuda de los profesionales hemos podido concluir:  la pareja.- esta relación futbolera inicia con el entrecruce de miradas donde se observa un pequeño destello de simpatía hacia algo que pueden compartir, de pronto esto crece , encontrando que el momento de las caricias y roces corporales va creciendo un sentimiento común.

 

 La relación aumenta, encontrando la interactuación  del cuerpo humano y la comunicación, con la sorpresa que los dos tienen una afición en común, al hablar de una pareja la relación toma forma de un sueño, ese sueño se convierte en una pequeña afición de compartir emociones en el seguimiento de su equipo favorito encontrando que las barreras no existen el momento de estar en cualquier estadio del mundo.

 

En este compartir el sueño es parte fundamental de la relación, es ahí cuando nace nuevamente el sentimiento  común y en la conversación salta un destello, de una necesidad compartida que es un hijo, todos sueñan y entre sueño y sueño nos encontramos en un almacén soñando con la camiseta del club de sus amores la que podría ser utilizada por su primer hijo.

 

Es tanto así que llegan a concretar la unión de la pareja, es cuando, entre caricia y caricia nace la emoción del momento que están en un estadio, con 80.000 mil aficionados e incluyendo los sentimientos de desesperación, angustia, nerviosismo y al final el placer del goool.

 

La gestación empieza y ya todos están involucrados en una fiesta, es tan fuerte el  sentimiento que inician las compras del ajuar del  bebe y lo primero que salta a la vista, es la forma cilíndrica con figuras extrañas pero  a la vez conmovedoras llenas de sentimiento  y pasión,  lo que primero compramos para dar inicio a un juego real de pasión y desenfreno , tanto llegamos a creer en un sueño que los amigos en el beby shower, el primer regalo es un par escarpines con la forma de la mejor de las marcas de zapatos de fútbol mundial.

 

De regreso a casa un juego de palabras espectacular, los abuelos discuten que nombre famoso de futbolista del  último mundial le pondrán al bebe, la discusión es larga y amplia, pero nadie se da cuenta que la pareja ya hizo su jugada genial y el bebe tendrá el nombre de su padre que para su madre también es un genio del futbol mundial.   

 

El tiempo a pasado y encontramos en la madre su vientre con un redondo genial, que día a día es pulido por su amigo fiel, muchas veces se escuchan canticos, gritos, porras, barras, que el padre susurra junto al vientre redondo y perfecto que dará un ser.

 

Entre tanta dicha nadie se a podido dar cuenta que en el campo suena un pitazo  que indica el inicio de una fiesta donde no encontramos gorras, serpentinas, pitos y cornetas, sino que encontramos una familia que corre asustada de un lado a otro del dormitorio a la salas, y de la sala al jardín cargados de maletas, y cargando la esperanza de que será un barón.

 

Corren raudos y veloces y entran al jardín del edén blanco como el mismo, entran a un sueño común, el padre en el corredor camina de un lado a otro como el mejor de los estrategas, mientras  que en el quirófano el medico parecido al mejor asistente de campo, da indicaciones para que ese sueño de barón llegue a la perfección.

 

Derrepente entre tanto grito, jalón y pujón escuchamos un grito un llanto, en el pasillo el padre corre y grita, salta y se jala la camisa como que ha hecho la mejor jugada de su vida, y a marcado un gol, mientras los abuelos y las abuelas aplauden y sonríen como que imaginan ver a un gran campeón.

 

En el quirófano el médico sonríe y la enfermera dice y predica he y he y ha sido un barón, de pronto se inicia una competición el pequeño llora , llora, acaricia y de caricia en caricia, llega a una parte del cuerpo de su madre, esta tienen una hermosa forma de balón, entre cada una de las caricias sus labios temblorosos, la madre le invita a cenar.

 

Luego detrás de un cristal, el padre se acerca a mirar, toca el cristal y es tan grande el sentimiento que en la mejilla veo rodar, mientras la familia, detrás de ese hombre un suspiro se escucha silbar.          

 

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

Ingrese este código para prevenir el spam *

| Más

Últimos miembros

MoneneMiguel Ángel MolledaWaldemar schettiniRaulProfmoisesJesus

292828